martes, 13 de marzo de 2012

Todo es posible (menos la justicia)

Espero que de ahora en adelante ya nadie se asombre cada vez que el INDEC mienta, que un político sea corrupto, que se deje libre a un culpable o se condene a un inocente, que se denigre a los docentes o a cualquier trabajador, que se subsidien empresas que se ocupan de llevarse esa plata en vez de invertirla en el servicio que debieran prestar, que haya accidentes y catástrofes que se podrían haber evitado, que se contamine el medio ambiente y se envenene a la gente a cambio de unos cuantos millones para un par de políticos, o que pase CUALQUIER COSA... porque en un país en donde, no sólo se permite sino que además, se ampara con la ley el matar a los propios hijos; donde está permitido matar al más indefenso; donde se mata al inocente sin importar el culpable; donde se obliga a un médico -que estudió para salvar vidas- a matar un ser humano de modo impune; donde se le facilitan los medios físicos y legales a una "madre" para que asesine a su hijo de la manera menos riesgosa para ella; donde se disfraza un asesinato de derecho; donde quienes deberían hacer justicia haciendo cumplir las leyes pisotean el primer y principal derecho que el derecho a la vida... porque en un país como ese, TODO es posible.
Me gustaría no volver a escuchar hablar, o que se vuelva a debatir siquiera, el tema de la inseguridad; porque en un país donde se puede matar a los propios hijos, ya nadie está seguro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario