jueves, 15 de marzo de 2012

La búsqueda de una tercera vía - El aborto no es una solución

Ante un caso de embarazo por violación, el aborto suele plantearse como "solución", lo cual es falso. El aborto no borra la violación que sufrió la mujer ni va a consolarla. Sólo logrará seguir perjudicándola, como lo acredita el síndrome posaborto. El aborto es una agresión más a la mujer, no una solución.




Otra creencia común es que el aborto ilegal implica la muerte de la mujer, porque fuerza a acceder a abortos clandestinos en malas condiciones de salud. Esto tampoco es cierto. Elard Koch, experto en salud pública, es autor de un trabajo que demostró que no existe vínculo entre la despenalización del aborto y la reducción de la mortalidad materna. Los estudios del doctor Koch reflejan que la legislación contra el aborto, que en Chile se promulgó en 1989, produjo una caída del 84% en los índices de mortalidad materna. Hoy, Chile goza de la menor tasa de mortalidad materna en América latina y allí ningún tipo de aborto es legal. En cambio, la contención sanitaria y social de las embarazadas está garantizada por el Estado.

Otra de las conclusiones del estudio chileno es que la legalización del aborto aumenta los abortos. Si el objetivo de la Argentina es reducirlos, estos estudios demuestran que una legislación que protege la vida del ser humano en gestación, combinada con estrategias de salud pública y de educación adecuadas, no sólo disminuye la mortalidad materna, sino que en el tiempo logra controlar el problema del aborto y llevarlo a una estadística mínima.

Ante el drama del aborto no hay dos posturas irreconciliables. Existe una tercera vía, basada en el cuidado de la embarazada en riesgo. El proyecto de la ley de embarazada no está ni marcado por una postura feminista ni religiosa. Aborda el tema desde la óptica de la mujer vulnerable, sin pasar por alto la realidad de la nueva vida que se genera.

El caso de Katerin, publicado hace pocos días en este diario, es un feliz fruto de esta postura. Este proyecto contempla una asistencia a la embarazada. Se le da libertad para elegir quedarse con el niño o darlo en adopción. Sea cual fuere su decisión, la ley prevé un esquema de contención social, sanitaria, educativa y económica, tanto para la madre como para el hijo.

Esta es una solución que, a diferencia de la despenalización -que justifica la violencia y la absuelve-, descarta cualquier tipo de violencia. Es el camino de la paz, de la paz interior de las madres y de la paz social, de una comunidad que protege a los vulnerables, también a los y las que están en gestación.

El autor es director del Departamento de Bioética del Hospital Austral

Fuente: Diario La Nación
http://www.lanacion.com.ar/1456374-la-busqueda-de-una-tercera-via

No hay comentarios:

Publicar un comentario