viernes, 30 de diciembre de 2011

Feliz Año: ¿augurio o certeza?

Artículo del diario Los Andes, del año 2006, del sacerdote, monje del Cristo Orante y hermano en la fe, Diego de Jesús. Una prueba más de que la agudeza y la profundidad no pierden actualidad. Que lo disfruten y lo tengan en cuenta a la hora del brindis.  

Chesterton, ese agudo pensador inglés que hizo el largo camino del ateísmo al cristianismo, gustaba señalar curiosidades o caprichos culturales. Y refiere a uno que -cien años después- sigue en boga: los no creyentes viven llenos de creencias y los hombres religiosos suspiran en deseos que deberían tener por certezas. El abanico de ejemplos es amplio, pero parece más oportuno centrarnos en uno solo, en torno del año nuevo. Este va a ser un buen año, afirma el no-creyente, levantando su copa con lacónica seriedad, casi como una cábala para que así sea, o como arenga motivadora. En cualquier caso: emitiendo moneda sin respaldo en oro. Mientras, el hombre creyente -del credo que fuera- con timbre piadoso estampa: te deseo un feliz año: ojalá lo sea... sin caer en la cuenta de que el oro de su fe lo habilita a pasar del augurio a la certeza. Cree en un Dios bueno con señorío real sobre su obra, que hace lo que quiere y quiere lo mejor. Y por ello, no debería esperar que todo salga bien: debería saber que todo está saliendo inmejorablemente bien, conforme al Plan. Es lo que en las religiones de todos los tiempos y culturas se denomina sin más: la Divina Providencia.

Valga como ejemplo tan sólo anotar un texto que ronda los 2.400 años. “¡Oh! endeble mortal, ínfimo como eres, sin darte cuenta te relacionas con el todo del orden general que dispone cada parte en función de la totalidad. Y murmuras, porque ignoras qué es lo mejor a cada tiempo para ti y para el todo: el todo tuyo y el todo del todo. Es tan simple y sin embargo no lo entiendes: si hay dioses -que los hay- no descuidan la cuestión humana. Ni su curso ni su destino”. Hasta aquí el gran Platón con sus dioses insobornablemente buenos. Incontables textos bíblicos podrían secundar y completar esta intuición, que hace cumbre en ese Dios Padre de Jesucristo a quien no se le escapa ni la caída de un solo cabello y lo dispone todo para bien nuestro. Jesús remite como prueba contundente mirar no más los lirios del campo o las aves del cielo: no desesperan juntando alimento en graneros ni ahorrando para vestirse. Viven en la certeza de que su Hacedor seguirá a cargo de su causa y la llevará a buen fin.

Pero para completar el inventario cultural actual, además de creyentes e incrédulos se da hoy una tercera posición con pocos antecedentes históricos: a los píos y ateos de siempre, se suman ahora los anti-teos, que formulan así su convicción: Dios existe y es un canalla. La frase emblemática pertenece al protagonista de un intrincado cuento de Sábato que encarna con todo detalle este modelo de religiosidad. Hay un Dios (seguir sosteniendo la apuesta en favor del azar es tan ingenuo e irracional como infantil) y este mundo es el despliegue creativo de su poder, su juego y entretenimiento. Y completo el perfil de este credo saltando de novela: en la escena final de El abogado del Diablo, en su último intento por persuadir al Hombre arremete Al Pacino: “¿No te das cuenta de que Él los ha arrojado en el mundo cual ratas en laberinto, y a carcajadas se divierte viéndolos corretear en busca de salida mientras levanta apuestas entre sus ángeles?”. Dios existe y es perverso.

Ante este complejo panorama cultural de creyentes inseguros, ateos supersticiosos y antiteos rabiosos parece oportuno recotizar la devaluada moneda de la Divina Providencia. Se suele creer que ésta consiste en una suerte de favoritismo divino: un beneficio de los dioses que pueden darlo o no y a quien se les plazca. Y creemos que fuimos destinatarios de ella cuando las cosas nos salen conforme a nuestros planes y expectativas. Y esto es falso. La Pro-videncia es la visión adelantada y de conjunto del proyecto completo y el consiguiente soporte de lo que a cada parte le hiciere falta en función de ese Todo. Desde nuestra parcialidad a cada uno de estos soportes solemos evaluarlos con infinita miopía como favor o desgracia según nuestra estrechísima y fragmentada visión. Decía Peguy que el hombre no sólo hace un papelón cuando se ahoga en un vaso de agua: también, cuando allí intenta nadar. Como en el diálogo platónico citado, la insensatez en cuestión es un conflicto de proporciones. Benedicto XVI invirtió una de sus primeras reflexiones papales en el asunto: “La historia no está en manos de potencias oscuras, del azar o de opciones humanas. Ante el desencadenamiento de energías malvadas, ante tantos azotes y males, se eleva el Señor, árbitro supremo de las vicisitudes de la historia. Él la guía con sabiduría hacia la meta. Dios no es indiferente ante las vicisitudes humanas, sino que penetra en ellas realizando sus proyectos con eficacia. La aventura de la humanidad no es confusa y carente de significado: tiene un rumbo preestablecido” (11-V-05).

Lo cierto es que en este 2006 vendrán la salud y la enfermedad, vendrán los éxitos y los fracasos, vendrán soles y lluvias, invierno y verano... y no será una intermitencia de la Providencia sino su estable y continuo ejercicio. Todo será parte del Plan. El Año será inexorablemente bueno. Los que ciertamente podremos ser buenos o malos con él seremos nosotros.

Volviendo al inicio, el optimismo pagano, sin fondos, afirma: todo va a terminar bien. Y el creyente, teniendo con qué, calla su mejor retruco: todo está saliendo bien.

Yo hago públicas mis cartas: les anuncio un ¡Feliz año nuevo! Esta es mi certeza y así la publico. Y que sean felices con este año. Es éste, en cambio, mi deseo, y así lo ruego.

Fuente: http://www.losandes.com.ar/notas/2006/1/10/opinion-180345.asp

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Actualidad: Leyes argentinas + Tinelli

Atendiendo al proyecto de ley de "muerte digna", en conjunción con el final de ShowMatch, el programa más visto de la televisión argentina, me pareció oportuno compartir con ustedes este chiste. Cualquier parecido con la realidad NO es pura coincidencia... 


sábado, 24 de diciembre de 2011

Lo siento mucho...




Cuenta la anécdota de un pesebre viviente que prepararía con entusiasmo un grupo parroquial de niños, en el decurso de todo un año. Recién era marzo y ya se había lanzado el asunto, pues sería magno y lustroso.

El Cura había predicado, no hacía muchos domingos, seguramente con motivo de la Cuaresma, sobre el desafío personal de revertir la crónica obstinación con que el hombre rechaza a Dios.

A uno de los chicos le había impresionado eso, aunque sin entender mucho...

A la hora de repartir los roles del pesebre viviente —delicado asunto— las catequistas se enfrentaban al inevitable deseo de todos los niños por ligar un rol más notorio. Todos querían hacer de José o María, y si no, de Rey Mago, o de Ángel, o al menos de pastorcito.

El chico mencionado sabía que no le costaría mucho ligar el rol que le interesaba, pues no era en absoluto de los más codiciados. Se acercó a la catequista y le dijo: yo quiero ser uno de los tantos posaderos a los que san José va a golpear la puerta pidiendo alojamiento.

Y se lo dieron sin pestañar, claro.

Era una breve línea, acompañada de un ademán de negación: —“No señor, aquí no hay lugar.”

Durante meses y meses hubo arreglos, ensayos, ajustes, repasos de libreto, de entradas y salidas de escena, y este posadero, sin fallar jamás, cumplía con su parte: —“No señor, aquí no hay lugar” —repetía con aire parco, meneando la cabeza.

Y llegó la noche de la representación. El pueblo entero estaba frente al amplio atrio de la iglesia, donde en gran despliegue escénico, se iniciaba la función. Magna obra: casi cien actores, con esmerados atuendos, delante de una escenografía majestuosa. No era en absoluto una puesta menor. Hasta suntuosa banda sonora tenía, y solemne locutor que con voz en off acompañaba el devenir del relato, con acotaciones, un tanto trilladas, pero piadosas al fin.

Y ahí avanza por el escenario una hermosa niña haciendo de encinta, de la mano de su José, quien golpea puertas, hasta llegar a la puerta de nuestro mencionado posadero. José no debía decir nada allí, pues la voz del relator estaba en pleno ejercicio, contando del drama en cuestión. Pero cuando todos los actores, catequistas, feligreses y la historia misma del relato aguardaban la delgada línea prevista —“No señor, aquí no hay lugar”— ocurrió lo imprevisto: el chico abrió la puerta de par en par, y con voz muy firme y ademán muy cortés espetó: —pasen, pasen, ya mismo les preparo lugar para ambos. Yo dormiré afuera, con los animales: será para mi un honor que el niño nazca en mi propia cama.

Y no conforme con ello, ante la mirada confundida de los jóvenes esposos, el mascullar del público y las grandes señas que le hacían las apuntadoras desde el foso, se arrodilló ante ambos y besando la almohadonada panza de la niña que hacía de María, completa su inédito libreto: —mía es la libertad para reescribir la historia y modificarla para siempre. El Niño, esta vez, nacerá en mi casa. Lo siento mucho...


En cuantas casas se festeja la "navidad" sin dejar pasar a Jesús al festejo. Cuántas veces, al ver un pesebre viviente, juzgamos a los que "no tenían lugar" para María y José; pero después hacemos lo mismo al dejar a Jesús fuera de nuestras vidas. Muchas de esas veces, con la excusa de que no tenemos "lugar" o tiempo, o que nos alejamos porque no creemos estar "en condiciones". ¿Qué hubiera pasado si el dueño del granero hubiese pensado que no era un lugar digno para que se hospedaran? ¡Es que es al revés! Lo que dignifica y eleva es la presencia de Jesús. Por eso, esta Navidad, dejemos entrar a Jesús a nuestra casa y a nuestros corazones, seamos este original posadero del cuento y festejemos la verdadera Navidad.

¡Feliz Navidad!

martes, 20 de diciembre de 2011

Recuperemos el sentido cristiano de la Navidad: ¿Quién fue realmente San Nicolás?



SAN NICOLAS de Mira
También llamado San Nicolás de Bari
Fiesta: 6 de diciembre

San Nicolás, Obispo, murió el 6 de diciembre, del 345 o 352.
Su legendaria caridad es el origen del personaje conocido universalmente como "Santa Claus" o "Papá Noel".

Breve: Obispo de Mira, en Licia (hoy Turquía), murió a mediados del siglo IV y fue venerado por toda la Iglesia, sobre todo desde el siglo X.

San Nicolás

Cinco Papas han llevado el nombre de Nicolás, pero el santo de nuestra historia no fue Papa sino obispo.

Poco se sabe con certeza de San Nicolás mas allá de los siguientes datos: nació en Parara de Licia, una antigua provincia del Asia Menor; en su juventud hizo una peregrinación a Egipto y Palestina. Poco tiempo después de su regreso fue nombrado obispo de Mira, capital de Licia, junto al mar Mediterráneo; echado en prisión durante la persecución de Diocleciano por confesar su fe, fue liberado al subir al trono el emperador Constantino.

Posiblemente San Nicolás participó en el Concilio de Nicea en el año 325, donde se condenó la herejía arriana que ponía en duda la divinidad de Jesucristo y se instituyó el credo Nicenciano, el cual es una fuente para el credo posterior que se reza en las misas dominicales. Por otra parte, su nombre no aparece en las antiguas listas de los obispos que participaron en el concilio.

San Metodio afirma que "gracias a las enseñanzas de Nicolás, la metrópolis de Mira fue la única que no se contaminó con la herejía arriana la cual rechazó firmemente, como si fuese un veneno mortal". San Nicolás tomó también medidas severas contra el paganismo y lo combatió incansablemente.

Su celo por la justicia es legendario. Cuando el gobernador Eustacio había sido sobornado para condenar a tres inocentes, Nicolás se presentó en el momento de la ejecución, detuvo al verdugo y puso en libertad a los prisioneros. Reprendió entonces a Eustacio, hasta que éste reconoció su crimen y se arrepintió. En esa ocasión habían presentes tres oficiales que mas tarde, al verse ellos mismos en peligro de muerte le rezaron a San Nicolás. Esa misma noche el santo se apareció en sueños a Constantino y le ordenó que pusiese en libertad a los tres inocentes. Constantino interrogó a los tres y al darse cuenta por ellos de que habían invocado a San Nicolás, los envió libres al santo obispo con una carta en la que le rogaba que orase por la paz del mundo. Durante mucho tiempo ese fue el milagro mas famoso de San Nicolás, y prácticamente lo único que se sabía de él en la época de San Metodio quién murió en el 847.

Devoción a San Nicolás

Después de su muerte el 6 de diciembre, de 345 o 352, creció su devoción y aumentaron los reportes de sus milagros. Se convirtió en el patrón de los niños y marineros. En el siglo VI, el emperador Justiniano construyó una Iglesia en Constantinopla en su honor. Su popularidad en esa ciudad (hoy día Estambul) se propagó por todo el Cristianismo. Fue nombrado patrono de Rusia y, gracias a los zares, su devoción aumentó hasta tener mas iglesias dedicadas a su nombre en Rusia que ningún otro santo fuera de la Virgen María. Es interesante que San Nicolás es popular en Rusia siglos antes de que fuera conocido en el continente Americano.

En Alemania la devoción a San Nicolás comenzó bajo Otto II, posiblemente por su esposa Theophano, quien era griega. El obispo Reginald de Eichstaedt (991) escribió "Vita S. Nicholai."

El 9 de mayo, de 1087 sus huesos fueron rescatados de Mira que había caído bajo la invasión musulmana. Se llevaron a Bari, en la costa adriática de Italia. Fue posiblemente en ese tiempo en que se propagó su devoción en Italia donde se le conoce como San Nicolás de Bari. Sus reliquias todavía se preservan en la Iglesia de San Nicola de Bari, Italia. En Mira, se decía que "el venerable cuerpo del obispo, embalsamado en el aceite de la virtud, sudaba una suave mirra que le preservaba de la corrupción y curaba a los enfermos, para gloria de aquél que había glorificado a Jesucristo, nuestro verdadero Dios". El fenómeno no se interrumpió con la translación de los restos; según se dice, un aceite conocido como el Manna di S. Nicola, sigue brotando de su cuerpo.

San Nicolás es honrado como patrón en los siguientes lugares: Rusia; Nápoles y Sicilia, Italia; Campen, Holanda; Freiburg en Suiza; Lorena; la Diócesis de Liège; también en ciudades de Alemania, Austria y Bélgica. En diferentes lugares es patrón de marineros, mercantes, panaderos, niños y viajeros. Los marineros del mar Egeo y los del Jónico, siguiendo la costumbre del oriente, tienen una "estrella de San Nicolás" y se desean buen viaje con estas palabras: "que San Nicolás lleve tu timón". Su imagen se representa en el arte en diferentes formas según sus milagros.

En Demre (Turquía), la Basílica de San Nicolás está ahora en ruinas y hay dudas sobre cual es su tumba original. Ya no quedan cristianos en la ciudad, pero los negociantes musulmanes han fundado una organización caritativa en su honor que cada año da un premio de paz.

   De San Nicolás a "Santa Claus"                                                              

Tratándose de un santo muy popular no faltaron las maravillosas historias que se acumularon a través de los siglos..

Leyenda de los marineros
Durante una hambruna, el santo pidió que se organice una flota para llevar grano a un pueblo que sufría hambre. La flota sobrevivió una terrible tormenta gracias a la bendición del obispo. En otra ocasión, San Nicolás convenció a unos mercaderes para que entregasen todos los alimentos que tuviesen en su barca. Al llegar a su destino, estos encontraron todos los alimentos en su lugar original.

Leyenda de las tres doncellas
Se cuenta que en la diócesis de Mira un vecino de San Nicolás se encontraba en tal pobreza que se decidió a exponer a sus tres hijas vírgenes a la prostitución para sacar de ese vil mercado el sustento para él y para ellas.... Sin dinero no podían pagar la dote de una, por lo que ninguna se podía casar. Para evitar aquel inhumano lenocinio, San Nicolás tomó una bolsa con monedas de oro y, al amparo de la oscuridad de la noche, la arrojó por la chimenea de la casa de aquel hombre. Con el dinero se casó la hija mayor. San Nicolás hizo lo mismo para favorecer a las otras dos hermanas. En la segunda ocasión, tras ser tirada la bolsa sobre la pared del patio de la casa del pobre, esta se enredó en la ropa que se tendía para secar... El padre se puso al acecho en la ventana, descubrió a su bienhechor y le agradeció su caridad.

Se narra también que San Nicolás resucitó a tres niños que habían sido asesinados y desechados en un barril de sal. (Vea la imagen superior) Las antiguas leyendas de los niños y los regalos por la chimenea y las medias dieron lugar en Alemania, Suiza y los Países Bajos a la leyenda del "niño obispo" y sobre todo a la costumbre de que San Nicolás trae secretamente regalos para los niños el 6 de diciembre, día en que la Iglesia celebra su fiesta. Dicha costumbre fue popularizada en los Estados Unidos por los protestantes holandeses de Nueva Amsterdam, que convirtieron al santo "papista" en un mago nórdico. Su nombre fue abreviado, no solo a San Nic, sino también a Sint Klaes o Santa Claus.

Lamentablemente el Santa Claus moderno ha sido paganizado. La mitra de obispo fue remplazada por el hoy famoso gorro rojo, su cruz pectoral desapareció por completo. Se mudó de Turquía al Polo Norte, de donde viene por la nieve con venados.

El Santa Claus pagano cautivó la imaginación de agentes publicitarios en el occidente. Como San Nicolás era obispo, se le representa vestido en rojo. Eso le gustó a los magnates de la Coca Cola ya que ese es también el color publicitario de esa corporación. Comenzaron a usarlo en una campaña publicitaria pre Navideña .

Hoy día, "Santa Claus" se utiliza para vender toda clase de cosas y casi nadie recuerda su verdadera historia. Es hora que los cristianos recuperemos nuestro santo y le enseñemos a nuestros niños que la Navidad es la celebración del Nacimiento de Dios hecho niño. Recordemos pues que San Nicolás fue un santo obispo que se preocupaba por los pobres, especialmente los niños y se hizo famoso por su caridad.

Fuente: http://www.corazones.org/santos/nicolas.htm

domingo, 18 de diciembre de 2011

ANALISIS: ¿Está la Cruz Roja a punto de declarar al aborto como parte de los derechos humanos?

Por Stefano Gennarini, J.D., y Susan Yoshihara, Ph.D.
NUEVA YORK, 16 de diciembre (C-FAM) Un informe recientemente emitido por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja (FICR) ha causado preocupación al manifestar que la organización podría comenzar a defender el aborto como derecho.


En una sección del informe sobre derechos humanos, la FICR cita un documento extensamente criticado, emitido por Anand Grover, el relator especial de la ONU para el derecho a la salud, que expone que: “Los estados deben tomar medidas para asegurar la disponibilidad de servicios para aborto legal y seguro, accesibles y de buena calidad”. El informe de la FIRC expone las ideas del autor: “Pero el verdadero desafío es localizar cuántos estados realmente van a modificar sus políticas consiguientemente con esto”.

Esto podría inducir a creer que la FICR podría eventualmente declarar al aborto como parte de los derechos humanos al igual que Amnistía Internacional lo hizo en 2007. En medio de mucha controversia, Amnistía Internacional simplemente anunció que aprobar el aborto como un derecho humano es una consecuencia “natural” de su campaña de dos años tendiente a contrarrestar toda forma de violencia contra la mujer.

En un principio, un director de relaciones exteriores de la FICR manifestó ante el Friday Fax que la organización “definitivamente” no consideró al aborto como un derecho humano. Gabriel Pictet, director de la unidad de salud de la comunidad de la FICR sostuvo que “La FICR no modificó su posición sobre el aborto como un derecho humano. Por lo que a mí concierne, nunca tuvo una.”

Pictet dijo que la FICR citó el muy controvertido documento del relator especial de la ONU “porque la cuestión del aborto seguro es relevante para la salud pública, para la equidad en cuestiones de salud y para los derechos humanos. Al asegurar el acceso a abortos seguros, en lugar de practicar abortos ilegales y por lo tanto peligrosos, la posibilidad de alcanzar el objetivo 5 de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (incrementar la salud materna) se incrementa.

La FICR ha adoptado la misma posición que otros grupos en las Naciones Unidas a favor del aborto que equiparan el aborto riesgoso con el aborto ilegal y apelan a acuerdos de desarrollo internacional para promover el aborto legalizado. De hecho, el aborto puede causar problemas de salud materna e incluso la muerte. Lo que es más, la mortalidad materna mundial más baja ocurre en países donde el aborto es ilegal, como en Irlanda y Chile.

Asimismo, el aborto no es un tema abordado entre los Objetivos de Desarrollo del Milenio. (ODM) Los estados miembros de la ONU rechazaron el término “Salud reproductiva” dentro de los ODM en cada ocasión en la que fue debatido, precisamente para evitar que fuera inferida la inclusión del aborto. Mientras las agencias de la ONU comenzaron a afirmar en el 2008 que los Objetivos de Desarrollo del Milenio apuntan también a la salud reproductiva, no pueden ratificar públicamente que el propósito incluye el aborto.

Por lo pronto, Pictet sostiene que “ Como el aborto es un asunto de conciencia personal, no tiene sentido que una organización internacional como FICR plantee el asunto.

La FICR, con sede en Ginebra, es una organización autónoma del Comité Internacional de la Cruz Roja de 150 años de existencia. (CICR) Mientras el CICR actua en zonas de conflicto y adhiere a las Convenciones de Ginebra de 1949, la FICR debe liderar en emergencias humanitarias post conflicto e incluso sin conflicto.

Tanto la FICR como el CIRC son parte del Movimiento de la Cruz Roja cuya misión es “aliviar el sufrimiento humano, proteger la salud y la vida, y defender la dignidad humana, especialmente durante conflictos armados y otras emergencias”.


Traducido por Luciana María Palazzo de Castellano

sábado, 17 de diciembre de 2011

En Argentina, cualquier mujer podrá acceder a un aborto diciendo que fue violada

El Ministerio de Salud de la Nación presentó un “Protocolo para la Atención Integral de Personas Víctimas de Violaciones Sexuales”, el instructivo, destinado a los equipos de salud, prevé el abordaje de las lesiones corporales y/o genitales, el suministro de Anticoncepción Hormonal de Emergencia y el “acceso al aborto no punible” siguiendo los procedimientos de la Guía Técnica del Ministerio de Salud.

Los hospitales públicos practicarán el aborto cuando una mujer que aduzca haber sido violada lo solicite, hasta seis meses después del episodio. No se exigirá la denuncia, al recibir a la víctima deberán creer en su palabra, sin culpabilizar, revictimizar ni tratar de influenciar en sus decisiones. 

martes, 13 de diciembre de 2011

El caso de México y el de España demuestran que los abortistas inventan las cifras de Argentina

Manifestación 1º de Noviembre frente al Congreso - Ecografía a una mujer de 12 semanas de embarazo.


(Forum libertas) - En la Argentina de 2011, como en el México de 2006 y en la España de 1976, se debate sobre el aborto y se dan cifras de lo más dudoso. Los partidarios de legalizarlo insisten en 2011, como en los años 80 y 70, que hay muchísimos abortos ilegales, cientos de miles, que causan la muerte en condiciones insalubres de cientos de mujeres cada año. Dicen que eso se resuelve legalizando el aborto.

El problema es doble: por un lado, los cadáveres de esos cientos de mujeres no aparecen por ningún sitio. Son fantasías. Una mujer muerta es algo perfectamente reconocible, y llega a manos de médicos y forenses y reconocen que fue por aborto. El Estado sabe cuantas son: por ejemplo, en Argentina en 2009 fueron 87, y eso incluía a mujeres implicadas en abortos naturales, no provocados. El estado argentino lo contabiliza en sus datos oficiales (Ministerio de Salud de Argentina, “Estadísticas Vitales, Información Básica, año 2009”; PDF:http://www.deis.gov.ar/Publicaciones/Archivos/Serie5Nro52.pdf ). Incluso están clasificadas por regiones. Afortunadamente, el número va descendiendo: en 2004 eran 94 mujeres.

Pese a que esta es la realidad y que contar muertos no es tan difícil, las asociaciones abortistas hablan de que “cada día muere una argentina por causa del aborto clandestino”, y lo repiten las agencias de noticias, la prensa despistada y la prensa pro-aborto. Así, por ejemplo, lo copia la agencia china Xinhua en español y a la que copian, sin reflexionar, muchos diarios latinoamericanos.

El otro problema con las cifras de los abortos clandestinos es que cuando se legalizan…¡desaparecen! Cientos de miles de mujeres que supuestamente abortaban una y otra vez, en cuanto se legaliza la práctica, ¿dejan de recurrir a ella?

El caso clásico es el de España. En 1976 apareció el primer número de El País Semanal, el 3 de octubre. Este semanario, absolutamente pro-aborto en una época en que era ilegal en España, ‘informaba’ de que se estaban produciendo 300.000 abortos clandestinos cada año. Además el semanario insistía en que 3.000 mujeres morían al año por someterse a un aborto ilegal“según el Tribunal Superior”. El año 1985 se despenalizó el aborto, y en 1986, el primer año completo con aborto legal, se produjeron 17.000 abortos. ¿Dónde estaban esos 300.000 abortos? Y, por supuesto, aquellas 3.000 españolas que morían cada año en la España de los años 70 por abortos ilegales no dejaban cadáveres: ¡había que creer en ellas sin verlas, aunque lo dijese “el Tribunal Superior”!

Han pasado 35 años desde aquel número de El País Semanal, pero el diario progresista sigue igual: en su crónica de hace unas semanas sobre el aborto en Argentina, la periodista argentina Graciela Mochkofsky repetía el mantra del medio millón de abortos clandestinos, lo que significaría que Argentina es la
mayor superpotencia abortiva del planeta ¡y eso que es ilegal!

¿Quién puede creerse que en Argentina, siendo ilegal el aborto, se produzca 1 por cada 80 habitantes? En Alemania es 1 por cada 728 (114.000), en Gran Bretaña uno cada 270 (215.000 abortos) y en Francia uno por cada 314 (210.000), si usamos las cifras de 2008 de estos países donde no solo es legal sino que está socialmente admitido desde hace décadas.

Pero si la realidad europea no convence de que las cifras argentinas son increíbles y fantasiosas, podemos tomar un caso hispanoamericano modernísimo: el bulo de las cifras del aborto en México.

Human Rights Watch, que como Amnistía Internacional hace años que se sumó al lobby abortista mundial, hablaba en su web en 2006 de entre medio millón y un millón de abortos al año en México: http://www.hrw.org/reports/2006/mexico0306/4.htm#_Toc128490404

“En 2003 la Universidad Autónoma de México publicó un estudio estimando que aproximadamente medio millón de mujeres y chicas se practican un aborto (tanto legal como ilegal) cada año en México. En 2005 la UNAM actualizó su estudio, concluyendo que la cifra anterior infravaloraba seriamente la prevalencia del aborto y que el número de abortos en México cada año era cercano a un millón. Una estimación publicada por el Centro Latinoamericano sobre Salud y Mujer (Celsam) concluyó en 2004 que el número de abortos anuales está entre medio millón y 850.000. El gobierno mexicano, con datos de 1995, solo estiman unos 100.000 abortos clandestinos al año”.

La realidad se impuso. El aborto libre hasta las 12 semanas llegó a México Distrito Federal (casi 20 millones de habitantes) en verano de 2007. Casi tres años y medio después, en 19 de enero de 2011, las cifras oficiales del aborto legal eran estas: en 40 meses se habían practicado 52.500 abortos en 16 hospitales; el 78% de las mujeres eran del Distrito Federal; un 21% venían de otros Estados donde el aborto está prohibido. Nada de un millón al año, solo 16.000.

¿Qué pasó con el millón de abortos anual clandestino del estudio de la UNAM y de HRW? ¿Cómo es que no van un millón de mexicanas a abortar cada año al DF? ¿O al menos medio millón? ¿O al menos cien mil, como calculaba el Gobierno mexicano? Hablamos de un país de 112 millones de habitantes. La realidad es que al legalizarse el aborto, la demanda real en México es de 16.000 al año, no de un millón.

Incluso la prensa pro-aborto de EEUU que repetía acríticamente las cifras se dio cuenta ya en 2007 de que la realidad no cuadraba (caso del reportero de Los Angeles Times), sobre todo cuando otros analistas, como Dave Pierre, se lo hicieron ver.

El cronista de Los Angeles Times también repetía en su época el mantra de que “según una estimación, más de 3.500 mejicanas mueren por abortos chapuceros cada año”. ¿Dónde están los cadáveres? Los datos oficiales del Ministro de Salud mexicano citado en marzo de 2007 en el muy abortista New York Times son de 88 mexicanas muertas por aborto en 2006, no 3.500.

¿De dónde sale el supuesto medio millón de argentinas que abortan clandestinamente cada año? Al principio estaba simplemente inventado por asociaciones feministas y abortistas. Medio millón en Argentina, medio millón en México, 300.000 en la España de los años 70… ¿qué más da? Pero desde 2007 se remiten a un estudio encargado por la Comisión Nacional de Programas de Investigación Sanitaria (Conapris), del Ministerio de Salud de la Nación, a doña Edith Alejandra Pantelides, del Conicet y el Centro de Estudios de Población (Cenep), y Silvia Mario, del Instituto Gino Germani de la Universidad de Buenos Aires. Ellas hablan de entre 500.000 y 600.000. Su técnica: multiplican por 7 el número de mujeres realmente ingresadas con infecciones o sangrados. Lo explican en este artículo: http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-85908-2007-06-02.html

Eso sí, ellas no cuentan mujeres muertas. La cifra de una argentina muerta por aborto cada día no sale de ningún sitio: simplemente se repite, aunque la cifra real y oficial y conocida es de 87 en 2009, como vimos.

En Wikipedia en español admiten acríticamente el fantasioso medio millón de abortos argentinos, remitiéndose al estudio encargado por Conapris:

http://es.wikipedia.org/wiki/Aborto_en_Argentina#N.C3.BAmero_de_abortos_en_Argentina

En Wikipedia en inglés son más críticos: recuerdan que lo mismo se decía en el estudio de la Universidad Autónoma de México y luego resultó que no tenía nada que ver con la realidad: la demanda era de 16.000 abortos anuales, no de un millón.

http://en.wikipedia.org/wiki/Abortion_in_Argentina

Las exageraciones del lobby abortista argentino vienen de lejos. Por ejemplo, el diario argentino Diario de Paraná el 1 de enero de 2008 publicó:

“Se estima que en la Argentina se producen 600 mil abortos por año, y en su conjunto constituyen una de las principales causas de muerte materna. De 100 mil mujeres que se practican un aborto, entre 350 y 400 mueren en el quirófano.” (Eso daría 2.400 mujeres muertas por aborto, cuyos cadáveres desaparecen mágicamente… cosa que no sucede en el mundo real).

En Brasil, país con 160 millones de habitantes -la mayoría en niveles de pobreza extrema-, la OMS recogía en 1983 tan sólo 371 muertes por abortos, y en México en 1988, sólo 216 muertes por abortos (naturales incluídos). Datos más actuales en Brasil, de su ministerio de salud, afirmaban que en 1996 murieron
146 mujeres por abortos, en 1997 eran 163 y en 1998 eran 119.

En pleno siglo XXI, con las mejoras médicas, las cifras bajan más y más, por fortuna, pero el aborto seguro no existe: incluso el aborto legal causa madres muertas. Nunca es un procedimiento seguro. Legalizar el aborto no impedirá que mueran mujeres por causas ligadas a abortos naturales y seguirá habiendo abortos clandestinos.

Otro truco es confundir “muerte materna” con “muerte por aborto”. Cuando se afirma que “el aborto es la principal causa de muerte materna en Argentina” o en otro país, significa llamar a engaño.

Se llama muerte materna a “la muerte de una mujer durante el embarazo o dentro de los 42 días siguientes a su finalización, independientemente de la duración y sitio del embarazo, por cualquier causa relacionada con, o agravada por, el embarazo o su tratamiento”, pero no por causas accidentales o incidentales.

Fuente: http://www.datum.org.ar/?p=8771

jueves, 8 de diciembre de 2011

Fiesta de la Inmaculada Concepción


video

8 de diciembre, 2010. La sala de la Inmaculada, situada en el corazón de los Museos Vaticanos, recuperó su esplendor en 2007 después de una profunda restauración. Años después todas las miradas se dirigen de nuevo a esta sala con motivo de la publicación de un libro sobre sus frescos.

Esta sala, pintada por el artista italiano Francesco Podesti, es una explicación artística del dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen María. Pío IX declaró el 8 de diciembre de 1854 que la Virgen fue preservada de todo pecado desde su concepción por una gracia especial.

En una de las pinturas el artista representó el inicio histórico del dogma. En otra, la discusión de los estudiosos acerca del dogma.

La escena más importante es la de la proclamación del dogma, ambientada en San Pedro, donde el artista estuvo presente. El último fresco representa la coronación de la Virgen en la capilla del coro, en el Vaticano.

Micol Forti
'La sala de la Inmaculada de Francesco Podesti'
"En estos frescos se encuentra, por un lado, la historia y la teología del dogma. Por otro lado, está la crónica real. Todos los retratos son de personas reales que estuvieron presentes".

Antonio Paolucci
Director, Museos Vaticanos
"Representan el dogma de la Inmaculada. Se ve al Papa en medio de los cardenales, se ve a los habitantes de Roma, como una película en color de lo que sucedió".

Francesca Persegati MartiniRestauradora, Museos Vaticanos
"Los colores son muy interesantes porque aunque es un artista un poco académico, supo usar los últimos avances, los nuevos pigmentos que había a mitad del siglo XIX. La química se estaba desarrollando en estos momentos, por lo que hay azul cobalto, amarillo de cadmio, de cromo."

El papa Pío IX pidió este mueble neogótico tallado en París para mostrar la bula del dogma, la Ineffabilis Deus. En el mueble se guardaron las copias de la bula en todas las lenguas del mundo y en la mayor parte de los dialectos.

Con la publicación de este libro cualquier persona puede adentrarse en los frescos de esta sala y descubrir, además, como se instauró el dogma de la Inmaculada Concepción que se sigue celebrando en todo el mundo cada 8 de diciembre.
1854: España y el fervor a la Inmaculada Concepción
8 de Diciembre de 2010 - 09:10:01 - Pedro García Luaces

El 8 de diciembre de 1854 el Papa Pío IX proclamaba el dogma de la Inmaculada Concepción, que venía a reconocer que María había sido concebida sin pecado original. Lo cierto es que el reconocimiento del dogma originó una considerable controversia, que vio la luz ya en el siglo Xll y se reavivó a principios del siglo XVl de la mano de los dominicos.

En España no son pocas las iglesias que se jactan de haber mantenido a lo largo de los siglos el dogma de la Inmaculada. Y es que nuestro país es el más firme ejemplo, acaso el único, donde el arraigo popular de un misterio ha podido sostener con mayor fuerza que ninguna otra argumentación la declaración de veracidad del dogma. En el XI Concilio de Toledo el rey visigodo Wamba ya era titulado «Defensor de la Purísima Concepción de María», abriendo una línea de fieles devotos entre nuestros reyes. Monarcas como Fernando III el Santo, Jaime I el Conquistador, el emperador Carlos V o su hijo Felipe II han sido fieles devotos de la Inmaculada y han portado su estandarte en sus campañas militares.

Desde el siglo XlV existen en España referencias de cofradías creadas en honor a la Inmaculada. La más antigua, en Gerona, data de 1330. En el siglo xvi se revitalizará este fervor con un ingente número de cofradías constituidas bajo la advocación de la Pura y Limpia Concepción de María, hermandades consagradas a las labores caritativas y la asistencia social. Nuestro pintor Francisco Murillo será en el siglo XVll el que mejor represente la imagen de la Inmaculada y el que fije su iconografía con la túnica blanca y el manto azul celeste. Sevilla, cuna del artista, vivirá en este siglo un especial arrebato de fervor hacia la Virgen. Las universidades de Valencia, Salamanca, Granada, Alcalá de Henares, así como la mayor parte de las fundadas en los territorios ultramarinos, formalizarán también su adhesión al dogma. Tanto fue así que en el siglo XVlll el Papa Clemente XIII proclamará a la Inmaculada patrona de España y del Imperio Hispánico «sin perjuicio del patronato que en ellos tiene el Apóstol Santiago».

video

jueves, 1 de diciembre de 2011

BENEDICTO XVI: LA FAMILIA, CAMINO DE LA IGLESIA

video



La familia fundada en el sacramento del matrimonio es actuación particular de la Iglesia y camino de la Iglesia para que los cónyuges transmitan el Evangelio. Lo ha reafirmado el Papa en el discurso a los participantes en la plenaria del Pontificio Consejo para la Familia. Benedicto XVI ha subrayado que hay sectores donde es urgente el compromiso eclesial de las familias cristianas: la educación de los niños, adolescentes y jóvenes al amor; entendido como entrega de sí y comunión; la preparación de los novios a la vida matrimonial con un itinerario de fe, la formación de los cónyuges, especialmente de las parejas jóvenes, las experiencias asociativas con finalidad caritativa, educativa y de compromiso social y la pastoral de las familias para las familias.