jueves, 3 de noviembre de 2011

Cuento en defensa de la vida

Una mujer preocupada fue a su ginecólogo y le dijo: "¡Doctor, tengo un problema serio y necesito desesperadamente su ayuda! Mi bebé no tiene ni siquiera un año de edad y estoy embarazada de nuevo. No quiero dos niños tan cerca. Por lo que el médico le dijo: 'Ok, y ¿qué quieres que haga? " Ella dijo: 'Quiero terminar mi embarazo, y cuento con su ayuda para esto. " El médico pensó un poco y después de un poco de silencio, dijo a la señora: "Creo que tengo una mejor solución para su problema. Es menos peligroso para usted también". Ella sonrió, pensando que el médico iba a aceptar su petición. Luego continuó: "Verá usted... para que no tenga que cuidar dos bebés al mismo tiempo, vamos a matar el que tiene en sus brazos. De esta manera, puede descansar un poco antes que el otro nazca. Si vamos a matar a uno de ellos, no importa de cuál se trate. No habría riesgo en su cuerpo si usted elige matar al que ya nació. La señora se horrorizó y le dijo: "¡No doctor! ¡Qué terrible! ¡Es un crimen matar a un niño! "Estoy de acuerdo", respondió el médico. "Pero parecía estar de acuerdo con ello, así que pensé que tal vez era la mejor solución". El doctor sonrió al darse cuenta de que había hecho su punto. Convenció a la madre de que no había diferencia entre asesinar a un niño que ya ha nacido o en hacerlo con uno que todavía está en el útero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario