miércoles, 8 de diciembre de 2010

Una historia inspiradora

Historia conmovedora, un ejemplo del amor de un padre hacia un hijo, que nos demuestra que dar la vida por alguien no implica necesariamente morir (físicamente) sino morir a uno mismo por otro. Un padre que le escribe a Dick Hoyt lo dice con claridad: "ayer empecé a dejar de ser yo y empecé a ser el padre de mi hijo".


video

2 comentarios:

  1. EXCELENTE HISTORIA. Muy conmovedora, me sacó unas cuantas lagrimas! El amor de un padre a un hijo creo que es imposible de describir pero esta experiencia de vida creo que lo resume bastante bien. Ojalá todos podamos amar de esta manera (a cualquier persona). Éste video deja en claro que SE PUEDE AMAR ASÍ. Lo único que debemos hacer es decidirnos a hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. Un ejemplo más de que el amor es dar, es olvidarse de uno mismo por el bien del otro. Realmente un ejemplo de amor que nos hace darnos cuenta lo inimaginable del amor que Dios nos tiene.
    Recuerdo que pasé este video en un encuentro de padres de catequesis familiar para hablar del amor que Dios como Padre nos tiene y, como vos, todas las mujeres terminaron llorando. Es realmente emocionante.
    Gracias Mari por leer, participar y comentar. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar