miércoles, 8 de diciembre de 2010

Una historia inspiradora

Historia conmovedora, un ejemplo del amor de un padre hacia un hijo, que nos demuestra que dar la vida por alguien no implica necesariamente morir (físicamente) sino morir a uno mismo por otro. Un padre que le escribe a Dick Hoyt lo dice con claridad: "ayer empecé a dejar de ser yo y empecé a ser el padre de mi hijo".


video