jueves, 26 de agosto de 2010

Una ley que obstaculizaría predicar la doctrina cristiana

La Cámara de Diputados de la Nación aprobó por unanimidad, el pasado 11 de agosto, la modificación de la ley contra la discriminación, para incorporar la no discriminación por “género, identidad de género o su expresión y orientación sexual". “De convertirse en ley -señaló Mónica del Río en una nota publicada en el boletín Notivida- los que defienden el orden natural serían pasibles de sanciones, y con esta ley mordaza “la dictadura del relativismo” va cerrando el círculo: claudicación o persecución”.

“Se considerarán actos discriminatorios -explica la nota de Notivida- a los que tengan por objeto o resultado impedir, obstruir, restringir o menoscabar el ejercicio de algún derecho o garantía, relacionado, entre otros, con cuestiones de “género, identidad de género o su expresión, y orientación sexual”.

El proyecto obtuvo la media sanción sin debate y fue votado junto a otros 13 expedientes porque no tenía disidencias ni observaciones. El resultado de la votación fue de 187 votos a favor, 0 en contra, 6 abstenciones y 63 ausentes.

Junto con la ley antidiscriminatoria se modificaría el Código Penal, para reprimir con prisión al que por cualquier medio aliente o incite a la discriminación por “género u orientación sexual”.

Quedarían legitimados para iniciar acciones judiciales por discriminación: el Defensor del Pueblo, el INADI y todas las asociaciones que trabajan por los “derechos” de gays (sodomitas), lesbianas, travestis, transexuales y bisexuales.

De convertirse en ley podrían ser sancionados los padres que se opongan a que a su hijo le digan en el colegio que puede elegir su orientación sexual y que todas las opciones son igualmente válidas, los docentes que enseñen que el verdadero matrimonio tiene una estructura natural y que no es lo mismo casarse con una persona del mismo sexo que con una del sexo opuesto, las congregaciones religiosas que no admitan homosexuales, los colegios que no acepten travestis entre sus docentes o los centros de salud que no internen a los travestis y afines en el pabellón de mujeres, las organizaciones que recuperan homosexuales, etc.

También podrían ser sancionados quienes prediquen la doctrina de la Iglesia que en el Catecismo de la Iglesia Católica dice: “la Tradición declaró siempre que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”, o bien quienes citen los versículos 26 y 27 del capítulo primero de la Carta a los Romanos, donde San Pablo dice: “Por eso, Dios los entregó también a pasiones vergonzosas: sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por otras contrarias a la naturaleza. Del mismo modo, los hombres, dejando la relación natural con la mujer, ardieron en deseos los unos por los otros, teniendo relaciones deshonestas entre ellos y recibiendo en sí mismos la retribución merecida por su extravío”.

Buenos Aires, 25 de agosto de 2010, AICA

AICA - Toda la información puede ser reproducida parcial o totalmente, citando la fuente

5 comentarios:

  1. Cito: "...También podrían ser sancionados quienes prediquen la doctrina de la Iglesia...". Ahora, yo me pregunto, ¿no puedo ir yo al INADI y denunciar discriminación porque no me dejan profesar libremente mi fe? ¿O cuando otro no puede profesar su fe es discriminación y cuando no puede un católico no? Está claro que vivimos tiempos de persecución. La opción ya no es morir por la fe o el emperador de turno. Hoy estamos obligados a adorar al Cesar del relativismo. Así que estén preparados todos aquellos que no estén dispuestos a afirmar que todo es lo mismo, que vale lo mismo una opción que otra (cualquiera que fuese) o, en definitiva, que cualquier cosa es válida (ya que lo que le da validez es el derecho a elegir de quien lo hace).
    Estemos atentos en defender a nuestra Iglesia y a nuestros hermanos; los que pueden, tomando cartas en el asunto, y los que no, rezando incesantemente. Un abrazo en Cristo

    ResponderEliminar
  2. Si en el INADI estan los que puso Kirchner te van a meter preso por incitación a la violencia contra un organismo del Estado. Si estan los radicales, no van a hacer nada, es lo que vienen haciendo desde hace 120 años. Si están los de PRO o lo de Lilita (depende cuales) te van a decir que la ley te permite profesar libremente tu fe. Que tu pensamiento es válido dentro de tu casa y que el Estado tiene la obligación de velar por la libertad de todos los ciudadanos como pasa en todos los países normales del mundo. Que el mundo va en esta dirección. Que si no te gusta, votes a la izquierda, a ver si te animas.
    De esta forma, en todas partes ocurre que a los que quieren ser cristianos la izquierda los jode y la derecha los chantajea.
    Mariano.

    ResponderEliminar
  3. Discúlpenme todos, pero es hora de hacer algo urgente: o salimos a protestar como corresponde con todos los medios legales posibles, o me transformo en Charles Bronson, compro un arma y empiezo a matar a estas basuras. Me condenaré al infierno, pero ya a esta altura no me importa si es por una causa justa. Maldigo la tibieza que tenemos y que hemos tenido en los últimos 20 años, pues realmente nadie supo ver lo que venía y con los distractivos, diría Marshall McLuhan, nos "masajearon" el cerebro de tal manera que parece imposible volver atrás. ¡¡¡Hagamos algo ya!!! Por mis hijos y por los de todos ustedes, recemos mucho y hagamos todo lo humanamente posible para que esto se modifique paulatinamente. Mil disculpas por el comentario violento, pero ya entre la tristeza de lo del "matricidio igaulitario" y esto, la bronca se me sale por las orejas.

    ResponderEliminar
  4. La verdad que es muy doloroso leer esta ley, otra de las tantas impuestas por los sectores de poder que lo único que quieren es callar la voz de la mayoría, seguir desorientando a la gente del común y perder los valores de esta sociedad. Esta ley demuestra una vez más el autoritarismo con el que nos quieren imponer una ideología y no la "libertad".
    Seamos fuertes y sigamos rezando para que todos juntos podamos seguir sosteniendo nuestros valores a través de nuestra vida.
    Gracias Diego por seguir incitando a la reflexión.

    ResponderEliminar
  5. Lamentablemente se veía venir. Una de las primeras cosas que me pregunté cuando salió la Ley de Matrimonio homosexual fue cómo se transmitirían estos contenidos en la educación pública. Cuánto bobo "progresista" hay en nuestro país, y lo más triste es que la frivolidad de pensamiento reina incluso entre gente de Iglesia. El pensamiento débil es uno de los grandes males de nuestro tiempo.

    ResponderEliminar